Entrada para ‘Henning Mankell’

El hombre inquieto – Henning Mankell


02.26
2011

Esta semana pasada he acabado la lectura de El hombre inquieto, de Henning Mankell. Hacia meses que me reservaba su lectura. Desde que supe que tal vez fuera la última novela protagonizada por Kurt Wallander, iba posponiendo la lectura.  Al igual que me pasó con Pepe Carvalho, saber que la serie que protagoniza uno de mis investigadores preferidos, me fastidia bastante. Y siempre intento alargar en el tiempo ese final…

En esta obra, Wallander tiene ya 60 años y ha decidido abandonar el apartamento de Mariagatan y trasladarse al campo. Además, su hija Linda le ha convertido en abuelo.

Mankell se despide de su personaje haciéndole investigar la desaparición del suegro de Linda

Pero en la novela, Wallander va recordando, mediante fogonazos, los casos más importantes de su carrera, los colegas que le acompañaron en sus investigaciones y las mujeres a las que amó. Y, sobre todo, el temor a la enfermedad, a la muerte y a la vejez empapan toda la historia. El avance de la novela nos va encogiendo el corazón ante el final que vamos imaginando en Wallander. Y para los que hemos seguido la serie, eso es duro. Hemos visto crecer a Linda, pasar de una adolescente tumultuosa a una policía seria. Hemos ido entendiendo poco a poco la relación de Wallander con su padre. Hemos seguido a Kurt en sus recuerdos de Mona y Baiba… Pronto consideramos a Wallander, depresivo, sentimental, con tendencia a la gordura,  y siempre al borde del infarto y la enfermedad, uno de los nuestros. Y ahora…

En esta última novela, la tranquilidad de Wallander se ve perturbada, un día de invierno de 2008, cuando el suegro de Linda, un oficial de alto rango de la Marina sueca llamado Håkan von Enke, desaparece en un bosque cerca de Estocolmo. Aunque la investigación la dirige la policía de Estocolmo, Wallander no puede evitar implicarse, sobre todo cuando la esposa de  Håkan von Enke también desaparece en misteriosas circunstancias.

Algunas pistas apuntan a grupos de extrema derecha en el seno de la Marina sueca y a la época de la Guerra Fría, en particular a la década de los ochenta, cuando varios submarinos soviéticos fueron acusados de violar territorio sueco. Wallander comprende que está a punto de desvelar un gran secreto cuyo alcance abarcaría toda la historia de Suecia tras la segunda guerra mundial.

Como en la mayoría de las novelas de la serie, los hechos investigados por Wallander  guardan relación con hechos históricos más o menos cercanos en el tiempo y el espacio.  En la serie hemos visto el apartheid sudafricano, el suicidio de una secta en Guyana, la criminalidad en Letonia… Cuando Mankell creó a Wallander lo hizo sin un pensamiento político propio. Supongo que su intención era permitir al lector descubrir a través de Wallander los dilemas a los que se enfrenta la sociedad sueca: su pasado en la II Guerra Mundial, no tan neutral como siempre se ha querido dar a entender, la impunidad de la que gozan sus élites económicas y sociales, el racismo, la brutalidad sin sentido de los adolescentes o los recortes de presupuesto en un departamento de policía. En resumen, una crítica hacia  la sociedad de bienestar que parece resquebrajarse.