Archive for febrero, 2011

El hombre inquieto – Henning Mankell


02.26
2011

Esta semana pasada he acabado la lectura de El hombre inquieto, de Henning Mankell. Hacia meses que me reservaba su lectura. Desde que supe que tal vez fuera la última novela protagonizada por Kurt Wallander, iba posponiendo la lectura.  Al igual que me pasó con Pepe Carvalho, saber que la serie que protagoniza uno de mis investigadores preferidos, me fastidia bastante. Y siempre intento alargar en el tiempo ese final…

En esta obra, Wallander tiene ya 60 años y ha decidido abandonar el apartamento de Mariagatan y trasladarse al campo. Además, su hija Linda le ha convertido en abuelo.

Mankell se despide de su personaje haciéndole investigar la desaparición del suegro de Linda

Pero en la novela, Wallander va recordando, mediante fogonazos, los casos más importantes de su carrera, los colegas que le acompañaron en sus investigaciones y las mujeres a las que amó. Y, sobre todo, el temor a la enfermedad, a la muerte y a la vejez empapan toda la historia. El avance de la novela nos va encogiendo el corazón ante el final que vamos imaginando en Wallander. Y para los que hemos seguido la serie, eso es duro. Hemos visto crecer a Linda, pasar de una adolescente tumultuosa a una policía seria. Hemos ido entendiendo poco a poco la relación de Wallander con su padre. Hemos seguido a Kurt en sus recuerdos de Mona y Baiba… Pronto consideramos a Wallander, depresivo, sentimental, con tendencia a la gordura,  y siempre al borde del infarto y la enfermedad, uno de los nuestros. Y ahora…

En esta última novela, la tranquilidad de Wallander se ve perturbada, un día de invierno de 2008, cuando el suegro de Linda, un oficial de alto rango de la Marina sueca llamado Håkan von Enke, desaparece en un bosque cerca de Estocolmo. Aunque la investigación la dirige la policía de Estocolmo, Wallander no puede evitar implicarse, sobre todo cuando la esposa de  Håkan von Enke también desaparece en misteriosas circunstancias.

Algunas pistas apuntan a grupos de extrema derecha en el seno de la Marina sueca y a la época de la Guerra Fría, en particular a la década de los ochenta, cuando varios submarinos soviéticos fueron acusados de violar territorio sueco. Wallander comprende que está a punto de desvelar un gran secreto cuyo alcance abarcaría toda la historia de Suecia tras la segunda guerra mundial.

Como en la mayoría de las novelas de la serie, los hechos investigados por Wallander  guardan relación con hechos históricos más o menos cercanos en el tiempo y el espacio.  En la serie hemos visto el apartheid sudafricano, el suicidio de una secta en Guyana, la criminalidad en Letonia… Cuando Mankell creó a Wallander lo hizo sin un pensamiento político propio. Supongo que su intención era permitir al lector descubrir a través de Wallander los dilemas a los que se enfrenta la sociedad sueca: su pasado en la II Guerra Mundial, no tan neutral como siempre se ha querido dar a entender, la impunidad de la que gozan sus élites económicas y sociales, el racismo, la brutalidad sin sentido de los adolescentes o los recortes de presupuesto en un departamento de policía. En resumen, una crítica hacia  la sociedad de bienestar que parece resquebrajarse.

El crepuscle dels afortunats – Juli Alandes


02.20
2011

En El crepuscle dels afortunats, de Juli Alandes, se nos presenta el inspector de los Mossos d’Esquadra, Miquel O’Malley, és un personaje especial. Con alrededor de cuarenta años, y tan aficionado a los ensayos de Montaigne como a la novela negra, este filósofo metido a policía, se encuentra de baja por depresión después de su último desenlace amoroso. Eso no le impide encargarse de la misisón que le encarga un colega: investigar un triple asesinato en la Comunidad Valenciana, la tierra de su infancia. En Bellvig han aparecido muertos el cacique local, el dueño de un burdel y una prostituta. Aunque, aparentemente parece un crimen pasional, pronto vemos que l atrama tiene que ver con la corrupción y la fiebre del cemento.

O’Malley se hará pasar por un agente del Seprona (el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil). Y con la ayuda de Mat, una periodista de la zona, se enfrentará a una serie de personajes singulares: empresarios, camellos de poco vuelo, sicarios lituanos, intelectuales, fascistas… Así, se forma un mosaico sensacional donde lo más imlportante no es resolver el crimen, sino ver como interactúan entre ellos.

La trama sirve a Alandes para diseccionar la sociedad rural valenciana en vías de desaparición y un tejido social que encubre negocios oscuros.

Además, esta novela destaca por el uso de la lengua. El dominio que Alandes demuestra de la lengua y de los diferentes registros lingüísticos de los personajes, hace que el nivel literario d ela obra sea muy alto.

El desastre de Smoke on the water


02.12
2011

Si hay un riff de guitarra conocido por todo el mundo, ese es el de Smoke on the Water, el mítico tema de Deep Purple. La grabación del directo Made in Japan, en 1972, convirtió este tema en un clásico de rock duro.

Lo curioso que tiene este tema es el título, que surge debido a un incendio. La letra de la canción lo explica todo. En 1971 Frank Zappa estaba dando un concierto en el Casino de Montreux. Un inconsciente lanzó una bengala tan inflamable que hizo que la cubierta de caña del edificio estallara en llamas. Se produjo un terrible incendio y todo quedó reducido a cenizas. Las pérdidas se estimaron en unos 3 millones de dólares.

Allí en Montreux se encontraba Deep Purple terminando de grabar su disco Machine head. A causa del incendio tuvieron que irse y al día siguiente grabar en el estudio móvil de los Rolling Stones. El productor les dijo que necesitaban otra canción más para complementar el disco, y, justamente el incendio que dejó mucho “Humo en el agua” del lago que había cerca, le dió la idea al bajista Roger Glover para componer una canción que hablara de eso. El guitarrista Ritchie Blackmore estaba muy atareado, ya que el disco debía acabarse en poco tiempo, y por eso compuso algo así de básico y sin mucha elaboración ni dificultad como el, posteriormente, archiconocido riff.

Negres tempestes – Teresa Solana


02.06
2011

La lectura de Negres tempestes, de Teresa Solana, me ha enfrentado a una novela policíaca clasíca, de lectura agradable, divertida y cautivadora.

La protagosnista es Norma Forester, subinspectora de los Mossos d’Esquadra. Personaje peculiar Norma. Nieta de un brigadista de Manchester ejecutado durante la Guerra Civil, casada con Octavi, un médico forense, tiene una hija ocupa fruto de su matrimonio con el hermano de su actual marido y que después descubrió su homosexualidad. Su madre fue i sigue siendo hippy y su tía es una monja de clausura aficionada a la informática. Como vemos, una familia muy particular que toma importancia en la trama de la historia.

El asesinato de Francesc Parellada, catedrático de historia a punto de jubilarse es encontrado asesinado en su despacho en la víspera de la festividad de Todos los Santos. El caso cae en manos de Norma y de su ayudante Gabriel. Los inicios de la investigación son difíciles, hasta que consiguen relacionar este asesinato con un crimen cometido en el Poble Sec  unas semanas antes y con unas memorias que relatan el clima de miseria moral y material de la postguerra.

Creo que lo interesante de Teresa Solana es que aprofita el género negro para criticar, con inteligencia y humor la sociedad actual. Detrás de la historia sobresale la intención de resaltar los problemas e incongruencias de la sociedad actual.

Lectura, por tanto, totalmente recomendable, a la espera de nuevas aventuras de la subinspectora Forester.

Andreu Martín, Premio Pepe Carvalho


02.04
2011

Ayer, 3 de febrero de 2011, Andreu Martín fue galardonado con el VI Premio Pepe Carvalho que se otorga en BCNegra.

Este es el recorte de prensa aparecido en El Periódico de Catalunya.

Clicar en la imagen para verla en grande.

Mi esposa Núria y yo, junto a Andreu Martín en la Semana Negra de Gijón de 2007.

El nombre de Pink Floyd


02.02
2011

Mucha gente cree aún que el nombre de Pink Floyd tiene algo que ver con el color rosa… Totalmente falso.

Inicialmente, el grupo que formaron Syd Barret y Roger Waters se hacía llamar The Pink Floyd Sound, como homenaje a dos músicos de blues: Pink Anderson y Floyd Council. Fue después cuando acortaron el nombre de la banda, dejándolo en Pink Floyd.